Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

27 de junio de 2017

Murias de Paredes nos muestra la artesanía y los oficios tradicionales que poco a poco se han ido perdiendo


** El 16 de julio tenemos cita en Murias de Paredes, como siempre Lolo ha clavado el cartel de estas jornadas (con herradura de caballo incluida), que conste que cuando iba al pueblo de mi madre vi como herraban las vacas en el potro y tuve la suerte de comer queso artesano que hacía mi tía Albina de la receta heredada de mi abuela y bisabuela, también conocí a tratantes de ganado (todos me caían fatal ya que no me gustaba nada la idea de separar a los terneros de sus madres) desgraciadamente en este maldito siglo XXI todo eso está condenado a muerte.

Ahora lo moderno  es urbanizar a los pueblos y por supuesto que no huelan a vacas, ovejas o cualquier otra cosa que no sea a ciudad y lo curioso del caso es que esto les molesta a la gente que ha vivido toda la vida en el pueblo o a los que se fueron y ahora vuelven de "veraneantes", anda que...

Omaña se muere y los pueblos agonizan poco a poco, dentro de poco solo podremos conocer estas tradiciones, oficios y artesanías a través de jornadas de este tipo o en los museos.

La supervivencia de los pueblos en León es toda una utopía.

 ¡Qué pena que León deje de oler a pueblo!

En casa de Pepe el de Ariego de Abajo

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma Basarte10.-

10 comentarios :

  1. Totalmente acorde en lo del "olor a pueblo" . ( en mi memoria está asociada el "olor a bosta de vacuno"
    con la admiración gratisima de la *arquitectura rural* en Santillana del Mar ( Cantabria ) OMG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que la historia de nuestros pueblos ya solo sean recuerdos, me niego a ello.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  2. Yo lo conoci en todos lod pueblos habia para poner zapatos a las reses que trabajaban la tierra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recuerdo perfectamente, en Candemuela había dos, también nos servían de columpio.

      Eliminar
    2. Las fraguas las pocas que quedan se han quedado huérfanas de herreros ya que los animales ya no necesitan herraduras.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  3. Está poniendole una herradura de caballo a una vaca

    ResponderEliminar
  4. Irma totalmente de acuerdo contigo en eso de que a muchos que vuelven de "veraneantes" les molestan ciertos olores, alguno de ellos quizás por no tener otro lugar para pasar tenían que pasar con las caballerías por la puerta de la cocina.
    Y como dice el caso no se si cierto de aquel que poco después de marchar del pueblo en una de sus vueltas le dicen que acerque el rastro y pregunta que era eso y al volverse pisa las púas y dice eso de "Me cago en el rastro y la ...".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ·.
    Bonito lugar para pasar una semana. Desde ahí estuve de montaña, ya sabes, qye veo que conoces, el Tambaró, el Suspirón, Peña Cefera, Cueto Rosales... y como le gano al oso en goloso, me traje seis kilos de miel, para medio año solo.
    Bien está mantener vivos los pueblos y esa fiesta será un ejemplo. Y también se podría recuperar un Camino de Santiago que pasaba por ahí.

    un besín
    ... y hasta mi regreso, después de mi acostumbrada desconexión de verano.

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  6. La industralización ha hecho que se pierda ciertos trabajos artesanales
    ya que nunca pueden competir con los precios de los que elaboran las máquinas...hy gentes que se quejan porque tienen una granja de gallinas muy cerca de su vivienda, cuando la realidad del caso es que esa granja yq estaba ahí antes de la construcción de la casa.

    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-